Ernesto Silva
Director de Coca-Cola FEMSA México y Centro América

En la sección “Grandes decisores” convocamos a CEOs, Directores y Gerentes de empresas de primera línea para que compartan su experiencia en toma de decisiones. En esta edición, Ernesto Silva, Director de Coca-Cola FEMSA México y Centro América.

“Vale la pena tomar riesgos, forzarnos a salir de nuestra zona de confort, a experimentar en nuevas circunstancias, pero cuidando e involucrando siempre a aquellos que te acompañan en la aventura.”

  1. ¿Cuál fue la decisión más difícil que tuviste que tomar?

Hace 16 años, trabajando en FEMSA, me ofrecieron salir de Monterrey y venir al DF para iniciar una carrera de desarrollo con perspectivas de crecimiento profesional que incluía poder ir a otros países cuando una oportunidad surgiera. Esta fue una gran decisión para mí y para toda mi familia. Si yo no hubiera aceptado salir de la comodidad de vivir en la ciudad donde nací, enfrentar desafíos de nuevas culturas y forzarme a adecuarme a nuevas circunstancias, no hubiera llegado a donde estoy hoy. Hoy tengo bajo mi responsabilidad una facturación de 4.000 millones de dólares anuales y coordino un equipo de más de 40.000 trabajadores con operaciones en 5 países incluyendo México y gran parte de Centro América.

  1. ¿Cómo abordás estas decisiones complejas?

La decisión de aquel momento no fue una decisión unilateral sino que, como involucraba no solo mi vida profesional y personal sino también la vida y futuro de mi esposa y de mis hijos, hicimos juntos un análisis de expectativas y perspectivas de cada uno, ventajas y desventajas, y en común acuerdo, decidimos aceptar la propuesta.

Sabíamos que la incertidumbre era alta, porque después de la primera asignación podrían venir otras. Por esto, decidimos ver la propuesta como una aventura familiar, con todos los riesgos y nuevos destinos que esto implicara. El primer paso fue ir de una ciudad de provincia a la capital de México, de ahí a otras ciudades como Buenos Aires y Sao Paulo, con otras culturas y otro idioma en el caso de Brasil.

En el largo plazo, las implicaciones fueron enormes: mi hijo más chico decidió quedarse a estudiar en la universidad en Sao Paulo y mis otros dos hijos son internacionales, con una visión del mundo mucho más amplia de la que podíamos tener nosotros a su edad.

  1. ¿Qué consejos darías a alguien que quiera mejorar su toma de decisiones?

Cuando mis hijos eran chicos yo les platicaba que si sabían por qué los dinosaurios habían desaparecido de la faz de la tierra, y me decían que por un meteorito que había caído en el Golfo de México. Yo les dije que eso podía ser cierto, pero entonces ¿Por qué no se extinguieron el resto de los animales? Debía haber otra razón más para explicarlo. Y la había. Los dinosaurios murieron porque no pudieron adaptarse al cambio.

En nuestro caso, la empresa proponía grandes cambios, y si yo no hubiera aceptado y no me hubiera adaptado, probablemente hubiera terminado como un dinosaurio. Siempre digo que vale la pena tomar riesgos, forzarnos a salir de nuestra zona de confort, a experimentar en nuevas circunstancias, pero cuidando e involucrando siempre a aquellos que te acompañan en la aventura.

Yo le digo a mis hijos: Todos los días te enfrentarás a una gran cantidad de decisiones. En la medida en que no temas a tomar decisiones, vas a crecer personal y profesionalmente y avanzar mucho más rápido en tu vida.