Fuga de conocimiento: ¿cómo mantener los aprendizajes de la capacitación dentro del trabajo?

'Obtuvimos altísimos índices de aplicación de la capacitación. Pero a los seis meses, los participantes ya no se acordaban de nada'. Recientemente, escuchamos este lamento de la jefa de capacitación de un importante banco. Es una queja frecuente.

Tras superar los retos de la transferencia y aplicabilidad de la capacitación a los puestos de trabajo, llega el desafío de lograr que el conocimiento se mantenga vigente.

Para esto, es útil introducir las curvas de mantenimiento de la capacitación que proponen Baldwin y Ford en su clásico estudio sobre capacitación y transferencia, que aún sigue vigente como base fundamental de este análisis. Estas curvas representan la evolución de los conocimientos de cada participante en función del tiempo transcurrido desde el inicio de la capacitación.

Las curvas de mantenimiento de la capacitación

Curva tipo A. El conocimiento se aplica inmediatamente luego de terminar la capacitación, pero se desvanece gradualmente a lo largo del tiempo hasta regresar al nivel inicial. Frente a esta situación, debemos intentar organizar reuniones de seguimiento para generar nuevos estímulos para los participantes.


Curva A









Curva tipo B. El nuevo conocimiento desaparece rápidamente y prácticamente no se aplica al puesto de trabajo. Frente a esta situación, es necesario revisar si el participante dispone de las condiciones para la aplicación, como la infraestructura y la tecnología.


Curva B









Curva tipo C. Si bien hay un intento por aplicar el nuevo conocimiento, éste desaparece bruscamente hasta regresar al nivel inicial. Estas situaciones podrían ocurrir por falta de apoyo organizacional o del supervisor directo. Frente a esto, es importante que los jefes se involucren en el seguimiento, por ejemplo, con sesiones conjuntas con su colaborador.


Curva C









Curva tipo D. Se alcanza un escaso conocimiento que desaparece rápidamente hasta regresar al nivel inicial. Esto puede ocurrir, por ejemplo, por falta de motivación o de incentivos para la aplicación. En este caso, crear un sistema de reconocimientos individuales podría ser de gran ayuda.


Curva D










Curva tipo E. El nuevo conocimiento no sólo es aplicado inmediatamente sino que se mantiene y se incrementa a lo largo del tiempo. Esta es la situación ideal, a la que debe aspirar cualquier equipo de capacitación.


Curva E










Extendiendo el mantenimiento

El primer paso para incrementar el mantenimiento de la capacitación en nuestra empresa es comprender cuál es la curva que lo caracteriza. Para trazar las curvas de mantenimiento, debemos seguir los siguientes tres pasos:

  • Establecer una base del nivel de conocimiento que tiene el participante antes de comenzar la capacitación y al finalizar la misma.
  • Definir un adecuado intervalo de tiempo que permita observar tendencias o variaciones en los conocimientos y comportamientos del participante.
  • En múltiples intervalos de tiempo, tomar medidas para examinar los cambios en el nivel de conocimiento. Al graficar cada medida, se formará la pendiente de la curva de mantenimiento a lo largo del tiempo.
En base a estos resultados, es posible implementar un plan de acción para favorecer el mantenimiento. Para extender el conocimiento e incluso incrementarlo a lo largo del tiempo (curva de tipo E), es necesario que se cumplan tres factores clave:

  • La capacitación debe estar bien diseñada y atender a las necesidades de los participantes y de la organización.
  • Los participantes deben tener disposición personal a aprender y a aplicar cambios en su trabajo.
  • La capacitación debe realizarse en un contexto organizacional que garantice las condiciones y el clima adecuado a lo largo del tiempo.

En definitiva, una acción de capacitación efectiva no implica únicamente que los participantes adquieran nuevos conocimientos y los apliquen en el trabajo de forma inmediata. También requiere que el conocimiento se mantenga en el tiempo y esté disponible cuando sea necesario. Lograr conocimiento duradero necesita planificación. Y las curvas de mantenimiento pueden ser una herramienta muy útil en el proceso. ■

(1)BALDWIN, T.T. y FORD, J.K. (1988) Transfer of training: a review and directions for future research, Personnel Psychology.

Ariel Berinstein
Consultor en Tandem Soluciones de Decisión.
ab@tandemsd.com.