Pablo de los Heros
Director en Alsea

En la sección Grandes Decisores convocamos a CEOs, Directores y Gerentes de empresas de primera línea para que compartan su experiencia en toma de decisiones. En esta edición, Pablo de los Heros, Director en Alsea. “Nunca decidir sobre la base de lo que es más cómodo, más fácil o más rápido. Siempre hay que decidir en base a lo que es correcto.”
  1. ¿Cuál fue la decisión más difícil que tuviste que tomar?
Las decisiones de ajustes en las estructuras organizacionales que involucran desvinculaciones son siempre difíciles. Sobre todo, en casos de gente con muchos años de antigüedad. Son decisiones profesionales que involucran personas y relaciones de años.
  1. ¿Cómo abordaste esa decisión?
Con la firme convicción de estar haciendo lo correcto para la organización y, por consiguiente, para todos sus integrantes. Asimismo, con la convicción de que aquella aparente crisis en la vida de los profesionales afectados, podía ser el surgimiento de nuevas oportunidades para su porvenir. Hay que lidiar con la carga emocional que estos procesos traen aparejados en los profesionales involucrados. Hay que ser muy respetuoso del sentir de las personas y demostrar toda la empatía posible. Es importante reconocer el valor que esta gente aportó, tanto en lo humano como en lo profesional, durante el tiempo que duró la relación laboral.
  1. ¿Qué consejos darías a alguien que quiera mejorar su toma de decisiones?
Mis humildes consejos a alguien que quiera ser un buen tomador de decisiones serían:
  1. Tomar decisiones.
  2. Asegurarse de contar con toda la información relevante para la decisión a tomar
  3. Anteponer los intereses organizacionales por sobre los personales. Siempre hay que hacer lo correcto para la organización.
  4. Aferrarse a valores fundamentales como la verdad, la justicia, el bien común, la ética, la integridad y el buen ejemplo.
  5. Tener un sistema de chequeo o de validación de decisiones, con claros elementos racionales que respalden la decisión.
  6. Nunca decidir sobre la base de lo que es más cómodo, más fácil o más rápido. Siempre hay que decidir en base a lo que es correcto.
  7. Cuando las decisiones son las correctas, por duras que sean las implicancias, finalmente gozan de amplia aceptación en la organización.