Análisis de escenarios: Cómo lograr dirección en medio de la turbulencia

Durante las crisis existen en general multitud de diagnósticos, opiniones, puntos de vista diferentes, mucho 'ruido de fondo' y, sobre todo, muchos intentos por adivinar lo que va a pasar. ¿Cómo analizar la incertidumbre para tomar decisiones en medio de la turbulencia?

La experiencia nos marca que las peores decisiones son las que tomamos en un clima de ansiedad frente a un contexto incierto sin un análisis adecuado. Sin embargo, ante una situación de pocas certezas se vuelve más necesario que nunca entender la incertidumbre y no esconderla debajo de la alfombra.

Existen diferentes abordajes en función de la información que se tiene, la velocidad con la que hay que tomar la decisión y el impacto de cada variable clave. En un contexto como el actual, el enfoque de escenarios podría aportarnos un abordaje robusto y práctico a la vez, ya que nos permite visualizar varios futuros potenciales y no quedar comprometidos con un único futuro posible.

El análisis de escenarios surgió en la década de 1950, principalmente en EEUU y Francia, como un método para poder gestionar la estrategia militar. Posteriormente se trasladó al ámbito privado donde empresas como General Electric y Shell lo utilizaron con éxito durante la crisis del petróleo a comienzos de los 70. El método tomó notoriedad desde entonces como una herramienta para poder gestionar la estrategia empresarial frente a un futuro incierto.

A través del análisis de escenarios no se busca una predicción certera de lo que va a pasar sino entender las posibles formas en las que el futuro se puede presentar para luego poder plantear las respuestas apropiadas para cada una. De este modo, es posible fortalecer la discusión estratégica explorando en conjunto diferentes dimensiones del entorno y así prepararnos para cada escenario lo mejor posible. De ese modo, evitamos poner todas nuestras apuestas para ganar en un único escenario futuro y perder en el resto.

A continuación, compartimos algunas recomendaciones para tener en cuenta a la hora de hacer un análisis de este tipo.

Qué tener en cuenta al hacer un análisis de escenarios

Identificar las variables clave

Para hacer un análisis de escenarios que aporte valor al negocio lo primero que necesitaremos entender es cuáles son las variables inciertas que tienen mayor impacto en nuestro negocio. En un contexto como el actual son muchísimos los elementos inciertos y también es mucha la información que circula para tratar de predecirlos. Sin embargo, es probable que muchos de ellos no tengan un impacto directo en los resultados de nuestro plan, o que su impacto sea menor al de otras variables que sí mueven la aguja de nuestros resultados.

Focalizar en las variables clave permitirá discernir entre el ruido de fondo y aquel que realmente necesitamos escuchar para tomar decisiones a tiempo.

Entender su comportamiento

¿Cuál será la evolución probable de estas variables clave? ¿Cuáles son los factores principales que inciden en el comportamiento de estas? Cada variable tiene su propio comportamiento y no todas se correlacionan de la misma forma con los indicadores macroeconómicos, la reacción de los consumidores o la evolución de la pandemia.
Entender la especificidad de cada variable y los principales factores que impactan en ella, le dará mayor granularidad a nuestro análisis.

Generar escenarios

Habiendo clarificado este conjunto acotado de variables, se pueden establecer escenarios en función de su evolución. La combinación de los diferentes comportamientos posibles de las variables es lo que nos permitirá generar esos escenarios futuros.

Sin embargo, los escenarios no son solo un conjunto de variables agrupadas, sino que se deben construir cada uno especificando sus aspectos clave con el mayor grado de detalle posible. De esta forma tendremos imágenes más vívidas de cada futuro posible que permitan entender de manera concreta las condiciones en las que el negocio podría desarrollarse.

Por ejemplo, hoy en día se analizan distintos escenarios macroeconómicos que se ilustran con curvas que toman la forma de diferentes letras. Se habla de que el impacto económico podría ser en forma de V, con una fuerte caída y una rápida recuperación. También se habla de la letra U donde el nivel más bajo se prolonga un tiempo mayor, de la forma de L con una mirada más pesimista e incluso algunos hablan de una W. Estos análisis hablan de un comportamiento genérico, aunque -por supuesto- lo más acertado es entender cómo impacta en nuestra industria, y en particular a nosotros, cada uno de los elementos que la componen. De eso modo, podremos prepararnos mucho mejor para los futuros que pudieran venir.

Luego, para cada uno de estos escenarios podremos pensar en indicadores que nos permitan entender si nos estamos acercando a ellos para poder actuar en consecuencia.

Cuando podemos pensar de antemano las decisiones a tomar en cada 'mundo posible', esos indicadores pueden pensarse como disparadores o triggers de acciones específicas (planes de contingencia o, incluso, planes de captura de oportunidades).

Analizar las alternativas estratégicas

En este último paso se busca pensar las diferentes decisiones a tomar y los posibles resultados de cada uno de esos cursos de acción para cada escenario. Es decir, necesitaremos pensar cómo nos iría en cada una de las alternativas para cada uno de los diferentes escenarios que generamos.

De esta forma, podremos decidir avanzar por aquel camino más robusto que nos permita optimizar el resultado en los futuros más posibles y también qué deberemos hacer si fueran otros los escenarios que nos depara el destino.

Si bien se puede combinar con otros métodos para simular de manera más robusta lo que puede ocurrir en el futuro, el análisis de escenarios es un enfoque práctico que permite visualizar rápidamente los impactos de la incertidumbre en nuestro negocio. De este modo, podremos entender mejor los pros y contras de cada estrategia al tomar una decisión y estar mejor preparados en un mundo de pocas certezas. ■

Máximo Repetto
Gerente en Tandem, Soluciones de Decisión.
mr@tandemsd.com