“Basta para mí” o cómo evitar la fatiga por exceso de decisiones