Del odio al amor, ¿cómo gestionar las emociones en procesos de gestión del cambio?

El entorno, el mercado o sus exigencias internas llevan a las organizaciones a modificar su agenda estratégica y, en consecuencia, su forma de trabajar. El problema, es que muchas veces esto se realiza dejando de lado (o haciendo menos foco del necesario) su elemento más importante: las personas.