El costo de no decidir